Tuesday, August 23, 2016

SirNO. Las argollas danzantes del Subte, Línea B.

Ojo, no son patrimonio exclusivo de la mentada línea de subterráneos, pero es en ese medio de locomoción urbano de pasajeros que nuestro redactor en jefe las ha visto y sufrido en más de una ocasión, y vuelve a verlas y sufrirlas cada vez que le toca en suerte los trenes que poseen dicho instrumento de sujeción que justamente por no cumplir con el objetivo para el que teóricamente fue creado, es que le gritamos nuestro rotundo NO.

Para entender a comprender la queja, aquí las imágenes de la inútil solución que se le ocurrió a algún noble ingeniero ante el potencial desequilibrio que puedan sufrir los pasajeros del subte, o del medio de transporte en que se encontraren, producido por el traquetear propio del subte al andar, frenazos o maniobras bruscas del motorman, etc. (nuestro redactor cree recordar que también había de estas argollas en el EX (o actual) ferrocarril Urquiza, aquel que inicia o termina su recorrido en la estación Lacroze y lo comienza o culmina en Lemos, pasando por la simpática estación de nombre Tropezón).


Una versión modernizada de este sistema, también puede apreciarse en los renovados coches de la Línea A.


En algunas líneas de colectivo urbano también están presentes, e incluso algunas tienen publicidades incrustadas, aprovechando transparencias (en algunos casos) o lisa y llanamente con calcos publicitarios colocados sin mayores rigores estéticos.

De hecho, agregamos, es en los colectivos en donde queda expuesta la inutilidad de estas argollas, ya que el movimiento pendular que muchas veces le imprimen los choferes al bondi produce un tambaleo vergonzoso en aquellos pasajeros que confiaron en este instrumento, y que al rato descubren que no sirve para una miegda, si nos permiten la expresión.

Se supone que de donde nos agarramos debe ayudarnos a mantenernos en pie, ¿cómo a alguien se le ocurrió este método? Si me quiere ayudar a sostener el equilibrio, deme rigidez Ingeniero, no flexibilidad.



Saludos.
SirThomas.

Friday, July 15, 2016

SirBooks. Top Ten de Lecturas 2015 y breve repaso general.

Para finalizar con el repaso de lecturas que nuestro redactor en jefe realizó en años anteriores, hoy les acercamos el Top Ten del 2015. Al igual que en las ediciones dedicadas al 2013, como así también a la de 2014, les advertimos que no se encontrarán aquí con títulos rutilantes, ni best sellers, ni clásicos de clásicos, aunque en este racconto en particular quizás se topen con algún que otro autor más reconocido, como podrían ser los casos de Claudia Piñeiro, Daniel Balmaceda y un ex jefe de gabinete.

Durante el 2015 una autora sobresalió por sobre el total de escritores visitados: Claudia Piñeiro. Tarde pero seguro, nuestro redactor en jefe dedicó buena parte del año a repasar (casi) todos los títulos publicados por la mentada escritora. Dos de sus libros lograron meterse en el Top Ten del año (Betibú y Las grietas de Jara), mientras que los tres restantes (Elena Sabe, Tuya y Una suerte pequeña) consiguieron buenas calificaciones. Ya les adelantamos que en el repaso de las lecturas del 2016 también se hará presente Piñeiro, con el libro que le valió el Premio Alfaguara (Las Viudas de los Jueves) y el autobiográfico "Un comunista en calzoncillos".

Otros autores que se anotaron con más de un título en el 2015 fueron: Marcelo Birmajer y su trilogía sobre Historias de hombres casados, Daniel López Rosetti y sus Historia Clínica, y el genial Daniel Balmaceda con el flojo Estrellas del Pasado y el estupendo "Historias de letras, palabras y frases".

Debajo del Top Ten, figurarán todos los libros leídos en el año en revisión, con su correspondiente calificación. 

Sin más, he aquí el top ten de lecturas 2015. (comentarios breves y la valoración, cuya escala es de 1 a 5 tréboles). 


2015-10:
 
Título: Betibú
Autor: Claudia Piñeiro
Año de publicación: 2011
Editorial: Alfaguara

Sinopsis/opinión: Cuando parece que la tranquilidad ha vuelto a reinar en el country La Maravillosa, Pedro Chazarreta aparece degollado, sentado en su sillón favorito, con una botella de whisky vacía a un costado y un cuchillo ensangrentado en la mano. Todo hace suponer que se trata de un suicidio. Pero pronto aparecen las dudas. ¿Acaso algún justiciero habrá querido vengar la muerte de la mujer del empresario, asesinada tres años antes en esa misma casa? ¿Será ésta la última muerte?

A partir de este hecho, la protagonista Nurit Iscar (alias Betibú, por razones que se explican en el libro aunque pueden resultar obvias) inicia un raid investigativo a fin de conocer la trama detrás de ese supuesto suicidio. Junto a dos periodistas del diario El Tribuno, intentarán atar los cabos sueltos dejados por la policía, indagando por su cuenta, y por ello, poniéndose en peligro ante las oscuras fuerzas que se esconden detrás de Chazarreta y su grupo de amigos, que poco a poco van perdiendo la vida, en circunstancias poco claras.

Quizás uno de los libros de Piñeiro que más me hicieron reír; sobre todo cuando cuenta detalladamente y en tono burlón los requisitos necesarios para ingresar a La Maravillosa, el country en donde se instala Iscar para investigar bien de cerca el ¿asesinato? de Chazarreta.

En ESTE link pueden ver el tráiler de la película que se hizo basada en el libro, como ha sucedido con varios títulos de la autora. Sobre el filme, seguramente hablemos más adelante en nuestra sección "Cine y Literatura", que la tenemos un poco olvidada.

Valoración: 4 de 5 tréboles.


2013-09:
 
Título: Historia Clínica
Autor: Daniel López Rosetti
Año de publicación: 2011
Editorial: Planeta

Sinopsis/opinión: Libro que contiene una de las "fórmulas" que más le gustan a nuestro redactor en jefe: historia (o personajes históricos, en este caso) mezclado con curiosidades, datos o hechos pocos conocidos de tales sujetos. En este caso en particular, el doctor Daniel López Rosetti traza la historia clínica (de ahí el nombre del libro!) de diferentes personajes de la historia, tratando de dilucidar qué dolores debieron padecer a lo largo de sus vidas y cuáles fueron las causas probables de sus muertes. En este primer volumen: San Martín, Perón, Jesús, el Che, Alejandro Magno, Evita, Borges, Napoleón, Alfonsín y Kirchner son los diez pacientes que el autor cita a su imaginario consultorio, en donde a partir de cartas, documentos históricos, o fundamentadas presunciones intenta ofrecer los diagnósticos más precisos y reales posibles.

Valoración: 3 de 5 tréboles. 

2013-08:
 
Título: Nuevas historias de hombres casados
Autor: Marcelo Birmajer
Año de publicación: 2001
Editorial: Alfaguara

Sinopsis/opinión: Segundo volumen de la trilogía que el autor publicó con cuentos sobre Hombres casados; a nuestro redactor le pareció el mejor quizás porque fue el primero que leyó, y varios tics o giros del escritor (que se repiten en los tres títulos) ya los conocía y hacían que perdieran la gracia al momento de leer los otros dos.

Si, como sostiene uno de los personajes de este libro, el matrimonio es la única odisea posible para el hombre contemporáneo, y el adulterio, su descanso, estas historias se sitúan en el momento preciso en que los héroes se debaten entre continuar la aventura del matrimonio o entregarse al remanso de la infidelidad, se comenta en la sinopsis oficial del libro. Tiene cuentos muy logrados! 

Valoración: 4 de 5 tréboles 

2013-07: 
 
Títulos: Madres de próceres. Partos que hicieron historia
Autor: Karina Bonifatti
Año de publicación: 2010
Editorial: Ediciones B

Sinopsis/opinión: A la fórmula mencionada en el puesto 9 del listado, pertenece también este encantador libro de Karina Bonifatti en el que la autora nos cuenta quiénes fueron las madres de nuestros próceres: Belgrano (el capítulo más logrado y sorprendente), San Martín, Quiroga, Rivadavia, Dorrego y Rosas, entre otros. Recomendado para los que buscan datos poco conocidos de la historia en general y de los mencionados "próceres" en particular. De lectura ágil y amena!

El libro tiene blog personal, creado por la propia Bonifatti, que pueden visitar en ESTE link.

Valoración: 4 de 5 tréboles


2013-06:
 
Título: Dublín al Sur
Autor: Isidoro Blaisten
Año de publicación: 2010
Editorial: Seix Barral

Sinopsis/opinión: En realidad se trata de una relectura de la adolescencia de SirThomas pero no queríamos dejarlo fuera del ránking, en parte por el costado afectivo pero sin dudas por la calidad de los cuentos que componen el libro. Maravilloso!

Nos dice el vendedor: "Reúne doce cuentos magistrales, de rara perfección y permanente interés". Como dice el autor en el prólogo, "siempre habrá suicidas convencidos, desamparados que merodean los lugares de la estupidez y de la vanidad humanas, desesperados que buscan la salvación e intentan comprarla en las casas del ramo, matrimonios acaudalados cuya razón de existir es la competencia con otro matrimonio acaudalado, esclavos de las modas literarias sumidos en la perplejidad y el desasosiego, seres oblicuos para quienes la vida es tangencial, tíos que deben ser asesinados, y alguien que sueña con un castillo en Irlanda." El humor inconfundible de Blaisten, su inteligente ironía y su brillante inventiva verbal hacen de "Dublín al Sur" libro ineludible en la literatura argentina contemporánea.

Valoración: 4 de 5 tréboles 

2013-05: 
 
Título: Historias de letras, palabras y frases
Autor: Daniel Balmaceda
Año de publicación: 2014
Editorial: Sudamericana

Sinopsis/opinión: Si hablamos de curiosidades e historia, uno de los máximos exponentes del género es sin dudas Daniel Balmaceda, uno de los autores predilectos de nuestro redactor en jefe. En este nuevo volumen (el primero se llamó simplemente "Historia de las palabras", quizás más logrado y erudito), el bueno de Balmaceda nos cuenta el curioso (o no tanto) origen de sobrenombres (Chespirito), frases ("estoy baqueteado"), refranes "La mar en coche" y palabras en general. Como siempre, leerlo es un placer.


Valoración: 4 de 5 tréboles 

2013-04:

 
Título: Crímenes sorprendentes de la historia argentina
Autor: Ricardo Canaletti
Año de publicación: 2014
Editorial: Sudamericana

Sinopsis/opinión: Con un estilo ágil y llevadero, Ricardo Canaletti (el hombre de los policiales en Clarín, TN y Canal 13) nos cuenta noveladamente varios de los crímenes o delitos más llamativos de la historia de nuestro país. A pesar de ser voluminoso, la lectura resulta tan atractiva que puede terminarse en tres o cuatro sentadas (a buen ritmo, claro), pero como cada capítulo trata un hecho diferente, bien puede ser leído en esos pequeños momentos de ocio que nos quedan entre una y otra actividad. Leernos un caso y dejarlo, para retomarlo en otro momento.


Valoración: 5 de 5 tréboles 

2013-03:
 
Título: Zonceras Argentinas y otras yerbas / Zonceras argentinas al sol
Autor: Aníbal Fernández 
Año de publicación: 2011/2012
Editorial: Planeta

Sinopsis/opinión: Si bien puede resultar polémico (?), dos libritos plagados de sentido del humor. Retomando la fórmula de Arturo Jauretche, el bigotudo de Aníbal Fernández derriba una por una todas las "zonceras" que se repetían por los años 2007-2011 (aprox.) en los grandes medios de comunicación. Más allá de las ideologías que cada cual pueda tener, un libro ameno y divertido que contiene frases memorables. Mucho mejor el primer volumen que el segundo, que parece haber sido publicado a las apuradas por el éxito de ventas que resultó Zonceras argentinas y otras yerbas.

Hojaldre: Disponible en SirBooks en ML siguiendo ESTE link. 

Valoración: 5 de 5 tréboles.

2013-02: 
 
Título: Las grietas de Jara
Autor: Claudia Piñeiro
Año de edición: 2009
Editorial: Alfaguara

Sinopsis: Aunque Pablo Simó quiere construir la torre de sus sueños, se limita a dibujarla: hace veinte años que trabaja en un estudio de arquitectura que no puede o no quiere dejar. Veinte años son también los que lleva casado con Laura, a quien sólo lo unen la costumbre y una hija típicamente adolescente. Cuando una joven llegue inesperadamente al estudio buscando a Nelson Jara, comenzará a revelarse la trama del secreto en la que Simó está implicado junto a su jefe y una compañera de trabajo. La aparición de la muchacha y las derivaciones de ese hecho del pasado abrirán una grieta en la precaria estabilidad del arquitecto, que verá derrumbarse una a una las certezas que lo sostuvieron hasta el momento.

Otro libro de Piñeiro que tiene giros "humorísticos" estupendos. Como la mayoría de sus obras, se lee en un periquete y cada capítulo te deja con ganas de leer el siguiente para continuar con la historia. Dicen que será llevado al cine próximamente. 

Valoración: 5 de 5 tréboles


2013-01:
 
Título: El poder del juego
Autor: Federico Poore - Ramón Indart
Año de edición: 2014
Editorial: Aguilar

El libro periodístico del año (editado en abril de 2014 pero que tuvo mucho rebote en los medios ese mismo año y en 2015, cada vez que se hablaba del tema en radio y televisión). Incluye documentación inédita. Recomendado!

Sinopsis: Los juegos de azar en la Argentina conforman un negocio fabuloso que usufructúan empresarios vinculados al poder y que logra sobrevivir a los cambios de gobierno. A partir de la incorporación de las máquinas tragamonedas, las apuestas on line y las ruletas electrónicas, no solo se multiplican las ganancias sino también los jugadores, y la proliferación de bingos y casinos urde una telaraña que atrapa a cada vez más argentinos. Los periodistas Ramón Indart y Federico Poore siguen el hilo de la connivencia de la clase política -desde Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner hasta Mauricio Macri y Hermes Binner- con los operadores del juego en la Argentina. El resultado de ese trabajo minucioso, exhaustivo y sin concesiones revela un mundo en el que abundan las influencias, los intercambios de favores y una circulación poco clara de poderes y de dinero. 

Pueden ingresar a los blogs de uno de sus autores: Federico Poore, tanto al blog general (con excelentes rankings sobre cine, literatura y música), y al personal, en donde suele publicar las notas que van apareciendo en los medios. 

Valoración: 5 de 5 tréboles.


Listado complementario de libros leídos durante el 2015 (excluyendo los del top ten). Sin ningún orden de ningún tipo. Entre paréntesis figura la valoración de cada uno. 

- Ana Andreu Baquero – Historias curiosas de la literatura (3)
- Carlos Ulanovsky – Siempre lo escucho (2)
- Claudia Piñeiro – Elena Sabe (2)
- Claudia Piñeiro – Tuya (4)
- Claudia Piñeiro – Una suerte pequeña (2)
- Daniel Balmaceda – Estrellas del pasado (1)
- Daniel López Rosetti – Historia Clínica 2 (3)
- Federico Jeanmaire – Papá (3)
- Félix Luna – Segunda Fila (4)
- Gustavo NG; Néstor Restivo; Camilo Sánchez – El otro Bicentenario (1)
- Hugo Caligaris – Músicos apasionados (3)
- John Katzenbach – El psicoanalista (3)
- Lawrence Lindt – Historias curiosas de la música (3)
- Lucía Salinas – Quién es Lázaro Báez (3)
- Luis Mey – La pregunta de mi madre (3)
- Marcelo Birmajer – Historias de hombres casados (3)
- Marcelo Birmajer – Últimas historias de hombres casados (2)
- Olga Wornat – M*nem. La vida privada (2) 

Si quieren recomendar títulos o autores en particular pues nos lo comentan!

Saludos.
SirThomas.

Wednesday, July 13, 2016

SirDivaga feat. Mario Benedetti. Acerca de las expresiones faciales de los músicos y otros.

Cruda, intensa, fuerte, apasionada, así fue la discusión que surgió en el seno de la redacción del blog. Integrantes estables y no tanto de nuestro staff intercambiaron acaloradas opiniones en torno a "las expresiones faciales que músicos y otros" suelen hacer sobre el escenario al momento de tocar este o aquel instrumento, o bien sujetos de traje y corbata (o joggineta y zapatillas) al costado de un campo de juego. En algunos casos, como reflejo de lo que están interpretando, ya sea por el goce o el placer que les provoca; en otros, como reacción de bronca, tristeza o alegria ante un gol anulado, un cabezazo que no entró, o un centro mal tirado que terminó dentro del arco. En ambos casos, sin embargo, ese afán expresionista termina pareciéndose más a una caricatura, a una farsa, y se convierten en auténticos actores o verdaderos vendehumos tribuneros que con sus ademanes se ganan la simpatía o el odio de espectadores, críticos y circundantes.

B.B. King y Pappo, dos grandes hacedores de caras.
(click para agrandar, como de costumbre)

Planteada la discusión central, la redacción se dividió en dos partes desiguales (seguro alguno se comió el amague y pensó que fue 50 y 50 pero no).

Los primeros reivindicaban esos gestos, esas caras que proyectan hacia el afuera el goce interior del guitarrista (se da mucho entre ellos, sobre todo en el rock) o del pianista extravagante y fuera de las normas (si hablamos de músicos más clásicos) y son un vivo reflejo de lo que están sintiendo en ese momento, o de lo que les provoca la música que interpretan, y en último caso, lo que les cuesta tocar lo que están tocando y sus caras se encargan de hacérselo saber al mundo.

Del otro lado de la mesa, se situaron aquellos que insistían en que esos gestos, esas caras, en absoluto eran necesarias para la ejecución de este o aquel instrumento, ni tampoco (en el caso de los entrenadores de fútbol -aunque también se de en otros deportes, desde luego-) esos cabezazos al aire, esas patadas al más allá, sirven para cambiar el curso de un partido.

Argumentaban, además, que "el hecho de que un músico x o un espectador, si querés, refleje de esta o aquella manera en su cara ese tipo de gestos, no significa en absoluto que sea mejor o peor guitarrista, o que esté disfrutando más o menos aquello que está observando". Algo que fue descartado de plano por ambos bandos: cada cual "disfruta" a su manera lo que está haciendo o aquello de lo que está siendo testigo. Incluyeron, además, tics tales como "mover el piecito, agitar extremidades, gritar, patalear, mover la cabeza de un lado a otro, o de arriba hacia abajo".

Si bien los primeros, o sea Los Reivindicadores de las Expresiones Faciales, eran mayoría e iban sumando adeptos del bando contrario a medida que avanzaba la discusión, los segundos, que no se bautizaron de ningún modo, lograron que algunos de los traidores regresaran al grupo original, y además captaron nuevos socios, gracias a que uno de ellos argumentó a favor de la causa citando un cuento. Sí, un cuento de Mario Benedetti, que justamente se titula "La expresión" y que un poco en serio, un poco en broma, toca este delicado tema.

A continuación, los transcribimos para que sepan de qué hablamos (también en imagen*):

"Milton Estomba había sido un niño prodigio. A los siete años ya tocaba la Sonata Nº 3 Op. 5, De Brahms, y a los once, el unánime aplauso de la crítica y del público acompañó su serie de conciertos en las principales capitales de América y Europa.
Sin Embargo, cuando cumplió los veinte años, pudo notarse en el joven pianista una evidente transformación. Había empezado a preocuparse desmesuradamente por el gesto ampuloso, por la afectación del rostro, por el ceño fruncido, por los ojos en éxtasis, y otros tantos efectos afines. Él llamaba a todo ello «su expresión».

Poco a poco, Estomba se fue especializando en «expresiones». Tenía una para tocar la Patética, otra para Niñas en el jardín, otra para la Polonesa. Antes de cada concierto ensayaba frente al espejo, pero el público frenéticamente adicto tomaba esas expresiones por espontáneas y las acogía con ruidosos aplausos, bravos y pataleos.

El primer síntoma inquietante apareció en un recital de sábado. El público advirtió que algo raro pasaba, y en su aplauso llegó a filtrarse un incipiente estupor. La verdad era que Estomba había tocado la Catedral Sumergida con la «expresión» de la Marcha Turca.

Pero la catástrofe sobrevino seis meses más tarde y fue calificada por los médicos de amnesia lagunar. La laguna en cuestión correspondía a las partituras. En un lapso de veinticuatro horas, Milton Estomba se olvidó para siempre de todos los nocturnos, preludios y sonatas que habían figurado en su amplio repertorio.

Lo asombroso, lo realmente asombroso, fue que no olvidara ninguno de los gestos ampulosos y afectados que acompañaban cada una de sus interpretaciones. Nunca más pudo dar un concierto de piano, pero hay algo que le sirve de consuelo. Todavía hoy, en las noches de los sábados, los amigos más fieles concurren a su casa para asistir a un mudo recital de sus «expresiones». Entre ellos es unánime la opinión de que su capolavoro es la Appasionata".

Como dijimos, tras esta notable exposición, varios de los Reivindicadores cruzaron de un lado al otro de la redacción para hacerle frente a sus ex compañeros de bando, al grito de "son todos unos vende-humos".

Los números finales igualmente favorecieron a quienes llevaron la delantera desde el comienzo, pero con un resultado más ajustado que al comienzo:

A) Los Reivindicadores de las Expresiones Faciales: 60 %
B) Grupo sin bautizar: 40 %

¿De qué lado se situó nuestro redactor en jefe? Del grupo sin nombre.


* Y si lo quieren escuchar de la propia voz de su autor, pueden seguir ESTE maravilloso link.

Saludos.
SirThomas.