Tuesday, May 06, 2008

Cordones y puertas rebeldes

- Por alguna extraña razón los cordones de mi zapato izquierdo se desatan con mayor frecuencia que los del derecho. En realidad la relación es tres a cero (en su momento de esplendor, no pasa todos los días, pero bastante seguido), ya que el zapato derecho no se me suele desatar, pero el izquierdo es algo insólito y eso que los ato de la misma manera.

- Hoy fui testigo de la materialización en los hechos de la frase "me cerraron la puerta en la cara". Ocurrió, como no podía ser de otra manera, dentro del ámbito del Subte, Línea D, más precisamente en la Estación Facultad de Medicina, cuando una joven pasajera de curvas generosas intentó ingresar al vagón en el cual me encontraba, junto con otros colegas. Primero amagó a entrar, intentó, logró meter mitad de su cuerpo en la formación pero dudó, y quiso rehacerse sobre sus pasos para desistir de la acción y salir del vagón. En ese momento de duda, mientras la "sirena cierra puertas" sonaba en el aire, éstas (las puertas) se cerraron tan rápidamente que no le dieron tiempo a la joven de reaccionar y terminaron aplastando su mejilla izquierda. El golpe fue tan fuerte que el susto se apropió del resto de los pasajeros. Pero por suerte no sufrió lesiones graves, ni menores me atrevería a decir, pero bueno, algo le debe haber dolido imagino. Verlo fue fuerte, debo admitirlo. Muchas veces un brazo, una pierna, o parte de la ropa queda atrapada por el accionar de las puertas pero ni se compara con que te "cierren la puerta en la cara". Podemos decir que se la bancó como una duquesa (?).

- Hoy, también, vi por primera vez en mucho tiempo a una persona real, de carne y hueso utilizando los recordados "walkman gordotes que también reproducen cassette". No es algo muy extraño pero como hacía bastante no los veía me llamó la atención. Agrego a ésto, que para mí eran más coquetos o cómodos, si se quiere, los walkman con cassette a los discman, que tengo la sensación de que no fueron tan exitosos como su antecesor y ya dejaron de verse también para darle paso a los mp3/mp4. Me permito agregar también que yo recién hace un año comencé a utilizarlos "en público", siempre me pareció incómodo o innecesario incluso andar con los walkman o mp3s por la calle escuchando música, pero también tenía que ver, claro, con que en lo cotidiano no tenía mucho tiempo de viaje, algo sobre lo cual quizás amplíe en otro post.

Saludos.
SirThomas.

8 comments:

Anonymous said...

El tema de los cordones de mis zapas para correr lo solucioné con un tremendo nudo. fuerte. me las pongo y saco sin desatarlas y listo. Claro intento que todos mis zapatos no tengan cordones (ni tacos, pero esa es otra historia)
saludos :)

Anonymous said...

Ah! no uso mp3...me parece muy aislado, me gusta escuchar lo que pasa, sera exceso de curiosidad?;)

SirThomas said...

Bien por usted con sus zapas, yo ato fuerte y de igual manera, pero de todas formas se desata el izquierdo, es una cosa de no creer.

Lo del mp3 o walkam, yo antes no entendía cómo la gente andaba con eso por la calle, por lo general a un alto volumen, porque como decís, te aísla un poco de lo que pasa alrededor, más allá de que tampoco te permite escuchar con claridad los ruidos de la calle que muchas veces sirven de alarma ante un peligro (bocinas). Pero con el tiempo lo asimilé ante lo aburrido que se me tornó el viaje cotidiano, aunque logro escuchar bastante lo que pasa alrededor porque no suelo ponerlo muy fuerte. Espero ampliar sobre el tema en algun post exclusivo sobre eso.

Saludos.

Anonymous said...

Pensando en su cordón izquierdo me acorde de los "aseguradores de cordones". Unos simpáticos cositos de plástico que se colocaban justo arriba del nudo. Uno podía(puede?) elegir el motivo, así venian con la forma de vaquita de San Antonio, abejitas y otros bichitos del estilo...claro no lo veo usando esos cositos, y menos en un solo zapato...no? ;)

SirThomas said...

Sí, los conozco. Quedarían muy simpáticos seguramente, pero creo que ya me pasó la edad para usarlos (?). Gracias por el consejo :)

Y en caso de usarlos, optaría por hacerlo en los dos zapatos, así no se nota la disparidad (?)

María said...

Mi primer walkman lo tuve en el año 94, y lo recuerdo bastante porque me lo trajo mi viejo para que escuchara porque estaba internada y a la semana se me rompió, me retó tanto que nunca más quise saber nada de eso =P.

Cuando empecé la facu me compre un grabador y como era una chica ahorrativa me compre uno que andaba a cassette normal y no de los chiquitos que eran más caros, tampoco tenia radio, era un sony de periodista pero que sólo grababa. Me acuerdo que tenia dos cassettes uno para las grabaciones de la facu y otro para escuchar música. Pero claro me fundia comprandole pilas, entonces le pedí a mi mamá que me comprara un cargador y pilas recargables. así los primeros años. Después no grabé más clases y lo usaba para escuchar música. el año pasado como me iba de vacaciones con un viaje de un día me compre un mp3. Ahora no podría caminar sola dos cuadras sin escuchar música.
Saludos

María said...

perdonen la interrupción nuevamente pero con el tema del cordón recordé que había unas hebillas que eran cordones fluorescentes horribles, yo no las usé nunca, la idea de tener un cordon en la cabeza no me resultaba algo delicado =P

Anonymous said...

María: si!! ja ja...me acuerdo de esas prensitas para el pelo!! bastante feas. Una especie de enriedo de cordones fluorescentes. Eran multicolores, como para empeorar la situación :P Tampoco las usé.