Tuesday, May 20, 2008

En este Blog le Decimos NO

A aquellas personas que, en bares, cafés, confiterías, y/o similares, utilizan una silla externa a la mesa en la que están “sentados” (nótese el entrecomillado, no me vengan con que no se sientan en la mesa sino "a la mesa" o "en la silla", por favor) para poder dejar cómodamente sus pertenencias, léase ropa de abrigo, mochila, elementos de estudio o cualquier otra carga que lleven encima.

Sobre todo cuando son dos, las personas que están compartiendo una misma mesa y toman una tercera silla, que luego tendrá que ser pedida por otro asistente al Café para poder sentarse en la mesa que le tocó en suerte, porque si todos agarrásemos una silla externa para hacer esto muchos otros compañeros cafeísticos se verían imposibilitados de sentarse dado que su timidez* les impide pedir la silla que les corresponde por ley.

Una actitud en la cual, el porteño típico demuestra una vez más su falta de solidaridad para con el resto de los seres humanos que lo rodean. El abrigo va en el respaldo de la silla, y si tenés una mochila, ponela en el piso viejo, qué tanta comidad en perjuicio de un tercero.

*o por respeto, o por no querer “molestar”.

PD: (Aporte de Cinzcéu) Conste como agravante que la denominada silla externa suele estorbar el paso de los parroquianos al obstruir los generalmente escasos espacios de tránsito.


Saludos.
SirThomas.

3 comments:

Meme said...

amen sirthomas.... amen.-

generalmente, para variar,
estas actitudes las tienen
las niñas....
opio de esta sociedad.-

Cinzcéu said...

Conste como agravante que la denominada silla externa suele estorbar el paso de los parroquianos al obstruir los generalmente escasos espacios de tránsito.

SirThomas said...

Gracias Meme por el testimonio y es correcta su apreciación.

Cinzcéu, muy acertado el comentario, ahora lo agrego al post je.

Saludos.