Friday, December 04, 2009

En este blog le decimos NO.

A los asientos contra natura que están queriendo imponer algunas líneas de colectivos/micros/bondis/ómnibus de pasajeros que deambulan por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Desde hace un buen tiempo a esta parte, diferentes empresas de colectivos están intentando instalar de prepo esta nueva moda, que, según encuestas y opiniones que ha recogido nuestro staff en diferentes épocas y ámbitos, no son bienvenidas por la mayoría de los usuarios. De hecho, esta queja, largamente postergada su publicación, resurgió debido a que hace unos días, viajando en el 152 rumbo al gym, fui testigo del siguiente diálogo:

Dos pasajeras, a quienes llamaremos A y B, suben al bondi, pagan su boleto, y sucede lo siguiente:

Pasajera A, enfilando hacia los asientos contra natura.
Pasajera B, con cara de terror, exclama: ¡No, no ahí, no, no me gustan esos asientos!
Pasajera A: Eh?, pero por qué, están libres, sentémonos ahí.
Pasajera B: Es que no me gustan, son antinaturales, me confunden, vamos para el fondo mejor que hay lugar.
Pasajera A: Bueno, ok.

Sabias palabras la de la pasajera B; más allá de lo antinatural, que quizás alguno pueda poner en duda, lo cierto es que desorientan y confunden al pasajero; uno acostumbrado a viajar mirando hacia adelante, hacia donde se dirige el colectivo, se siente completamente perdido por ir al revés del mundo, y para poder ubicarse debe girar 180º sobre sus ejes, con riesgo a perder el rumbo y la parada en la cual debía bajarse, en el mejor de los casos. Se han escuchado historias de personas que aún están intentando retomar el horizonte perdido, todo por culpa de estos asientos contra natura.

Otra de las razones que esgrimieron los encuestados es lo incómodo que pueden resultar, en cuanto a que uno está acostumbrado a viajar sin tener enfrente a otro pasajero, con el agravante de que si a uno le toca en suerte sentarse en los polémicos asientos queda como más "expuesto", ya que el resto del pasaje está mirando para el lado contrario, quedando nuestra figura irremediablemente atrapada por (o en) sus miradas.

No sabemos a ciencia cierta qué motivos llevaron a estas empresas a innovar en materia de asientos pero sepan que están manchando su imagen, señores (?).

Las razones que uno puede suponer son varias: por imposición de modernos diseñadores de interiores de colectivos que convencen a los dueños porque "esto es lo nuevo, lo que se usa ahora", si por cuestiones que tienen que ver con la ganancia de espacio (cosa que no creo, habría que estudiarlo a fondo este ítem pero a simple vista da la sensación de que incluso se pierde lugar), y tantas otras que seguramente escapan a la razón y a la lógica.

A propósito de colectivos, bondis, etc., hace apenas unos días tuve el honor (?) de subirme por primera vez al ya mítico "colectivo gigante" de la línea 132, y debo confesar que la experiencia fue muy grata.

PD: En los comentarios, el Señor Leo, redactor en jefe del genial blog Persiana Americana, nos recordó que esta misma queja ya la había hecho pública él en su espacio; ACÁ tienen el link que lo atestigua, en donde hay un comentario mío, que sinceramente no recordaba (tampoco la queja) pero que de alguna u otra manera ayudó a la construcción de este post. Si recuerdo que varias de las ideas vertidas en su blog, con las cuales coincido, bien podrían ser ampliadas en este espacio, aclarando, llegado el caso y de no mediar olvidos, de dónde nos había llegado la "inspiración".

PD2: En los comentarios, el señor Fede Billie The Pixies nos dio a conocer su teoría que explicaría científicamente la razón de ser de los asientos "enfrentados"; les dejamos de paso una imagen ilustrativa que nos acercó a modo de resumen visual de sus conceptos. Los responsables del blog prometen, quizás en vano, encontrar una respuesta fidedigna de parte de los encargados de los rediseños de los asientos, ojalá la encontremos.

Aquí la imagen.


Saludos.
SirThomas.

9 comments:

Pat- said...

Lo unico q me "jode" de esos asientos, es que tengo a alguien adelante y nunca sé cómo poner las piernas. Pero me da mucha risa la gente que dice "ay en ese asiento no porque me mareo" ajajajaj por favor. Qué manga de viejas mariconas.

Cinzcéu said...

Quienes piensan, diseñan, elaboran, deciden y reglamentan el transporte colectivo en su reputísima vida han viajado en transporte colectivo. ¡¡¡NOOO!!! a los asientos contranatura y al transporte contranatura de seres humanos o casi.
Saludos.

SirThomas said...

Pat.
Gracias por el testimonio; lo de las piernas no lo había tenido en cuenta, otro punto que resta.

Saludos.

Cinzcéu.
Contundentes palabras, con las que coincidimos.

Saludos.

Leo said...

Interesante post. En el blog, habíamos comentado el tema muy por encima en su momento (http://mipersianaamericana.blogspot.com/2008/06/inquietud-colectivera.html), pero no con la profundidad y análisis que aquí se muestra. Y como señalé anteriormente, coincido en el rotundo NO a los asientos al revés.

Saludos.

SirThomas said...

Leo.
Gracias por la referencia, no recordaba esa queja en su blog y eso que hasta dejé un comentario aprobándola y adelantando algún posible post. Me alegro que coincidamos nuevamente.

Saludos.

1+ said...

A mí tampoco me gusta viajar de espaldas, pero es sólo un detalle más en un diseño antifuncional que, como bien decís vos, quita espacio y que, como bien dice Cinzcéu, sólo pudo haber sido diseñado por quien nunca viajó en colectivo (al menos en una ciudad donde suele haber más pasajeros parados que sentados).
Más incómodo en estos nuevos diseños me resulta que los pasamanos horizontales estén a una altura como para la NBA y los pasajeros "normales" (menos de 1,80m, digamos) tengamos que arracimarnos alrededor de los pocos pasamanos verticales.
Saludos, Sir.

SirThomas said...

1+
Los pasamanos, en algunos prácticamente no existen, o están tan altos que uno no llega y entonces de qué me agarro señor; otros, en un intento de reemplazo y para que los no tan altos (?) no se quejen, dejan colgando unos pasamanos tipo "argolla" que se veían mucho antiguamente en trenes y subtes, pero que mucha estabilidad no entregan, más bien todo lo contrario.

Saludos, 1+

Fede said...

Yo me pregunto -así en voz alta, sin conocimiento de causa ni nada- si el tema de los asientos así dispuestos no tendrán que ver con reutilizar de la mejor manera posible los asientos desde que se implementaron los colectivos "superbajos" que, recordemos, son del agrado de las personas mayores por su mayor accesibilidad.

Desde que los bondis vienen "superbajos" los espacios de las ruedas quedan MUY marcados, sobresalen unos cuantos centrímetros del piso: mi hipótesis es que (por ejemplo) a la altura de la rueda delantera derecha sería imposible ubicar DOS filas de asientos mirando hacia adelante, pero sí uno mirando hacia adelante y otro mirando hacia atrás (dejando en cada caso lugar para las piernas).

Intenté hacer un modesto dibujo en paint que ilustra esta cuestión:

http://i46.tinypic.com/2ut2fyt.jpg

No sé qué opinan...

SirThomas said...

Fede.
Muy interesante tu teoría, sumado a la imagen que nos dejaste, creo que cierra perfecto.

Vamos a seguir investigando para encontrar una respuesta de fuentes oficiales.

Desde ya que los pisos superbajos traen consigo beneficios más que bienvenidos para personas de edad avanzada o bien para quienes tiene menor capacidad de movilidad.

Saludos.