Friday, February 22, 2008

Carta Al Sol

Estimado Sol.


Es sabido que estás y que no sos de papel.

Sabemos, también, que por más que no te veamos, siempre estás presente. Lo reconocemos. Es innegable eso.

Somos conscientes de que el verano es la época del año en la cual tenés tus quince minutos de fama, que no son quince minutos, más bien son tres meses, y vos muy bien lo sabés, pero está bien, lo aceptamos, son las reglas del juego. Es la época en la cual más brillás, nos tenés a todos pendientes de vos, te hacen una y mil notas, en la alformbra roja, en la Isla de Caras, en los noticieros, en fin, vos sabés de lo que te hablo.

Sabido es, desde luego, que en el verano tu jornada laboral es de horario extendido, no como en invierno que te retirás un poco más temprano, para darle lugar a tu prima la Luna.

Pero no te parece que se te está yendo un poco la mano? Realmente te lo pregunto. O sea, con una mano en el corazón, te parece justo que tengamos que bañarnos varias veces al día, que estemos transpirando como cerdos, sea donde sea que estemos.

Porque, por citar un ejemplo, no es lindo salir de la oficina cinco minutos, o en la hora de almuerzo, y por estar expuesto unos instantes ante vos, transpiremos como si hubiésemos jugado un picadito con los amigos. No es agradable y no queda bien volver a la oficina con ese aspecto, con mal aroma incluido, en casos extremos.

O que abramos la canilla de agua FRÍA y salga CALIENTE, por el mortal efecto de tus simpáticos, tiernos y dulces rayos.

Y no te estoy hablando de la sensación térmica eh, esa que ponen en enormes letras rojas en los noticieros. Vos y yo sabemos que es un invento eso. Te hablo de la temperatura real, esa que tenemos que soportar día a día, que puede trepar hasta los 35 (y te doy un poco de changüí) recalcitrantes grados.

Sabemos, además, que hay una buena cantidad de personas que te adora como si fueras su dios. Que se pasa horas enteras exponiéndose a su rayos, por propia voluntad, para tener un mejor aspecto (según ellos, claro), o porque simplemente les gusta. Personas que arriesgan su vida día a día por este objetivo, sin importarles la salud de su piel, si pueden contraer algún tipo de cáncer o que su cutis se vea envejecida al exponerse tan crudamente al sol.

Allá ellos, estimado Sol. Pero hay otra enorme cantidad de gente que no te tiene esa devoción. Tampoco es que no nos simpatices, no me malinterpretes. Te queremos, está todo bien. Pero, insisto, a veces se te va un poco la mano.

Te propongo que construyamos con palabras un puente indestructible … digo, te propongo que saques un poco el pie del acelerador de rayos calóricos, tomate un descanso durante el día, no a la noche cuando le dejás el lugar en el spotlight a la Señora Luna, más por obligación, que porque realmente quieras hacerlo.

No sé, probá de ir a tomar algo con amigos, no tenés amigos? Escapate un rato antes de la oficina, date una ducha placentera, tirate a la pileta, no sé, pero aflojá un poco querido.

El verano siempre va a ser tuyo. Eso nadie te lo va a quitar. Sos el protagonista absoluto, no hay dudas de eso. Pero dejá de rompernos tanto las pelotas, gracias.

Hay muchos otros fenómenos relacionados a vos y tus rayos, pero se que no disponés de tanto tiempo libre como para andar leyendo cartitas, y creo que dejé en claro el sentido de mi misiva, si podés dale una vistazo.


Saludos cordiales.

SirThomas.

PD: escrito originalmente el miércoles 20 de febrero de 2008, cuando el termómetro marcaba 34.5º por quinto día consecutivo.

10 comments:

Nacho said...

Esto se soluciona recluyéndose bajo techo todo el verabo y listo. (?) Mi piel, agradecida.

Aclaración: Verabo es verano tipeado por un nabo.

Saludos Tom.

SirThomas said...

Bien. Gracias Nacho. Yo también soy de los que se resguardan del sol. Aunque el post apunta más que nada al agobiante calor, del cual quizás es un poco más complicado aislarse. Por citar otro ejemplo, en casa, teniendo abiertas todas las ventanas, prendido el ventilador, de todas maneras hacía bastante calor.

Saludos.

Nacho said...

Jajajaja, para el público que lea esto y no entienda nada, siento la necesidad de aclarar que mi comment de arriba eran 2 comments, uno fue borrado sin querer y tom los unió. (?) Por eso quedó raro.

SirThomas said...

Quedo bastante bonito igual. Pero bien, siempre la honestidad primero. Saludos.

Agustina said...

Pero la culpa no la tiene el sol

la culpa la tenemos los humanos, por crear tan nefasto agujero de ozono

pobre sol,
malo

SirThomas said...

Por eso no hice referencia a lo de la capa de Ozono, la cual los humanos hacemos todo lo posible para agujerearla cada vez más. Pero del resto, sí le hecho las culpas (?).

Saludos, gracias por pasar.

guadis! said...

Comprate na gorrita y listo amigo!! jajaja

SirThomas said...

Bueno, ahí me ves con la boina :P, pero no alcanza.

Saludos Guadis !

Anisett said...

no, no, porque esto no se soluciona con una gorra, ni con un protector solar, ni recluyendose cual condes draculas en nuestros domicilios...

"sunescán! dalunabuso!" diria la mamá de Mafalda

SirThomas said...

Jeje. Con qué se soluciona sería la pregunta, pero no sé si tiene respuesta.

Saludos Anisetettete