Friday, February 29, 2008

Costumbre

En un momento determinado de mi vida adquirí la (sana) costumbre de dormir abrazado a una almohada, mientras en otra apoyaba mi cabeza. Porque sí, tenía dos almohadas.

Vale aclarar que ese determinado momento de mi vida en el cual adquirí tal costumbre fue "de grande", aproximadamente a los 22-23 años de edad. Nunca antes me había pasado algo parecido.

No, de chiquito no dormía abrazado a algún osito de peluche, juguete, o cualquier otra cosa a la cual uno pueda abrazarse (sin tener en cuenta aquí a otro ser humano, por ejemplo). Con lo cual, se descarta la hipótesis "claro, porque de chiquito dormías así, de grande volviste a ello".

El tema es que de un tiempo a esta parte (aproximadamente siete meses) ya no tengo dos almohadas, entonces tuve que tomar la drástica decisión de elegir entre:

a) utilizar la única almohada que me quedó para apoyar la cabeza sobre ella; o

b) seguir con la costumbre de dormir abrazado a la almohada y apoyar la cabeza directamente sobre el colchón.

La opción elegida fue la A).

La cuestión es que desde ese momento duermo mal.

Quizás algún lector se pregunte, de curioso nomás:
¿Y por qué ahora tenés sólo una almohada cuando hace siete meses tenías dos? Te la robaron? La perdiste? Que pasó? Eh?

Bueno, resulta que hace siete meses nos mudamos (mamá de sir, hermano de sir y sir). Claro, de un departamento a otro. O sea, vivíamos en uno y ahora en otro. Correcto. Donde vivíamos antes era la casa de mi abuela, dato fundamental en la historia. Por qué fundamental? Bueno, porque allí mi señora madre dormía en una cama que tenía almohada propia, con lo cual no precisó de una que sea de ella.

Para que quede claro:

Mamá de Sir: no tenía almohada propia, utilizaba una que ya estaba ahí.
Hermano de Sir: tiene su almohada propia.
SirThomas: poseía dos almohadas, una "vieja" y otra "nueva", cuando en su momento renovamos la provisión de almohadas. (hermano de Sir desechó la vieja y se quedó sólo con la nueva).

Resumiendo: tenemos tres almohadas para tres personas.

Con lo cual, al mudarnos caímos en la cuenta de que mi madre no tenía almohada propia para poder dormir como se debe. Todos señalaron a mi almohada extra, que tuve que entregar sin oponer demasiada resistencia.

Una solución al paso que encontré ahora en verano, consiste en utilizar la sábana "sobrante", la que vendría a cumplir la función de cobertura (la otra es la que divide el colchón de nuestros cuerpos), la enrollo como para que quede lo más parecido a algo abrazable y trato de dormir así. Pero no es lo mismo, se siente la diferencia.

Quiero mi almohada extra de nuevo.

Saludos.
SirThomas.

10 comments:

Romi said...

¡Jaaaaa! ¡Otro hombre que duerme abrazado a la almohada, además de Mat! ¿Será tema de terapia? :mucharisa:

Besos, Tom :)

SirThomas said...

Jaja... además de ser zurdo =Matt= también abraza la almohada, qué groso. Otra coincidencia que nos une, las dos de gran importancia.

Saludos. Romi !

Nacho said...

¿La cama es la misma que antes de la mudanza?

SirThomas said...

Nop. Fundamental el dato ese. Ahora duermo en "Cama marinera" :(, la que usaba yo la usa ahora mi señora madre.

Saludos.

Nacho said...

Entonces la incomodidad y el mal sueño quizás sea por eso y no tanto por la almohada. O no. Pero puede ser.

SirThomas said...

Yo me inclino más por el tema de la almohada, el colchón no varió demasiado en su composición, dureza, comodidad, firmeza, alcochonamiento, etc. Ante la falta de ese objeto "dormidor" el muchacho en cuestión no logra encontrar el sueño tal y como lo hacía cuando lo abrazaba.

Quizás sea una combinación de ambas. No descartamos del todo esta nueva hpótesis. Ante cualquier novedad, informaremos al respecto.

El dato que sí puedo agregar, es que cuando se tuvo nuevamente la oportunidad de dormir abrazado a otra almohada (o a la misma de antes, porque no olvidemos que la almohada no se perdió sino que cambió de dueño) el sueño llegó temprano y el descanso fue casi total, por más de que estaba durmiendo en una cama distinta a la que lo hacía anteriormente.

Aunque debo confesar que si me tiro a dormir en la que era mi cama en el viejo hogar, encuentro mayor facilidad para conciliar el sueño (aunque fueron siestas, no dormidas completas).

Seguiremos investigando. Nos ha aportao usted un dato que no habíamos tenido en cuenta.

Espero que se haya entendido.

Saludos

Yo said...

En varios lugares venden almohadas =P

Dberia probar comprando una y así terminaría con años de terapia =P

Saludos

SirThomas said...

Bien. Gracias por pasarte.

Saludos.

=Mat= said...

Como bien remarcó Romi arriba, yo también duermo abrazado a la almohada.

Pero a diferencia suya Sir, yo dormía con dos, y opté por la opción 'B' (no, no es que escaseen almohadas, solamente encontré más cómodo dormir con una sola).

Saludos

SirThomas said...

Bien, gracias por la confirmación =Matt=, lamento que hayas tomado esa decisión pero si así dormis mejor, no hay nada que reprochar :P.

Saludos.